viernes, octubre 14, 2005

Poemas escritos por la niña


¿Para levantar un papalote
hay que correr con piernas largas?
¡Y qué!
mi hermana me va a prestar las suyas.
***
El elefante tiene la piel con arrugas
yo creo que su mamá se la pone grande
porque quiere que le dure.
***
Desde la niña que soy, desde la que siempre he sido, aquí la fotografía para la niña de Larvita y dos poemitas para Gabriela, como expresión de gratitud, también te pido permiso para subir tu post del Erotismo de los caracoles. Se vale decir que no por supuesto.

16 comentarios:

Gabriela dijo...

Lety, gracias por los poemas. Qué bonita foro, que lindos versos. ya sabes que puedes disponer de lo que escribo o pinto como si fuera tuyo. Es tuyo. Yo también, en la lejanía.
Un beso.

Gabriela dijo...

¡Quise decir foto! Otro beso.

Lety dijo...

Querida Gabriela, no pienses que tu amiga enloqueció. Estos poemas son del libro de poemas infantiles en proceso. Los escribe mi niña interior. La foto es de ella con mi hermano al que todos acariciaban. Gracias por tu permiso. Tus reflexiones acerca del caracol son bellísimas. Muchos besos

fgiucich dijo...

Levantar un papalote, una pandorga o un barrilete (algunas de las tantas denominaciones que utilizamos en América), tenía la virtud de hacernos sentir los dueños del universo, pero cuando se enredaban en los cables del alumbrado, la tristeza nos acompañaba por días. Bellos recuerdos. Abrazos.

Gabriela dijo...

;ety: vamos a enfocar las cosas: estamos un poco locas, de esa locura padre que consiste en no dejarse nada por hacer ni por explorar. La locura ésa es buena y deseable en toda persona, a cualquier edad. Y todos los poetas son niños, peterpanes que no quieren que la "madurez" (con su carga de aburrida monotonía), les estropee la vida, siempre tan llena de sorpresas.
Un beso, Lety.

Lety dijo...

Don Fernando, es usted un encanto. Esa niñita tiene que escribir otro poema acerca de los restos de papalotes trabados en los alambres, que eran tan tristes, como los días de vacaciones que terminaban.
¿sabe cuándo dictó su primer poema? antes de cumplir cinco años, era para el periódiquito de la escuela, decía así:
¡A mi pepe le sumí los ojos
cuando crezca,
voy a ser enfermera
para curarlo!

Mi querida Gabriela:
Confesar la propia locura la alivia o hace más divertida. ¡Que bueno que la compartes conmigo! Los poemas son para niños, escritos desde la niña ¿tú crées que les gustarán?

Laura dijo...

Lety:
me encantó lo de la piel del elefante. Tiene la inocencia y la dulzura de los niños.
Me ´"aniñaron" el alma!
Besos

Lety dijo...

Laura, ningun halago podría haberme dado tanta felicidad como esa frase que acabas de regalarme "me aniñaron el alma" Que Dios te pague por ella ¿ya ves? siempre recibo mucho, mucho más de lo que pretendo dar. Besitos

indianguman dijo...

ay pero es que son maravillosos, y esa foto es justa, si parece que la chiquitita se mirara las piernas...

MUY bellos

Gabriela dijo...

Gustarán a niños y a maduros, maduras y todo bicho viviente, Lety. Tienes un don.

Lety dijo...

Se las miraba IndianGuman, no ves que siempre le decían que las tenía cortas? Aquí modifiqué el poema, porque el hermanito, por razón de la edad las tiene todavía más cortas. ¿verdad que no era tan fea? Era más la fama que le hacían. Besitos para quien te hizo florecer: pestañas de ardilla, algún día le leeré estos y otros poemitas.

Gabriela, el don que más aprecio es el de la amistad. Y tú eres una amiga encantadora.

pepa dijo...

¡lety! vuelvo a llegar de viaje de trabajo y me encuentro la foto preciosa. mira que estás reguapa.
¿te vienes un rato al río a jugar con las piedras y a seguir el vuelo de las libélulas? :-)

por fin no para de llover por aquí y el otoño está espléndido; sacó casi de golpe todas sus galas con el brillo de la lluvia. ojalá estuvieras por aquí con tus pinceles para atraparlo (yo no pude hacer ni una foto, no me dio tiempo en el viaje y la luz no daba para mucho).

gracias por los poemas. (la niña abrió mucho los ojos cuando se los leí, creo que le gustaron porque sonrió mucho).

Lety dijo...

Ay Larvita hace mucho que no salgo a perseguir libélulas. En Oaxaca el paso de las estaciones casi no se siente. Sólo cambia el color de las flores, unos meses llamean los Flamboyanes, otros florean los Tulipanes de la India y otros nos embriagan las Jacarandas. Pero de otoños no se nada y mi corazón los anhela. Volemos pues junto al río a colgar un columpio entre las ramas.

Daniela dijo...

jugar con bichos raros y por alli probarlos guacatela!!!!!!!!! pero de niña acostumbraba a observar con una lupa los bichos raros que habitaban en las plantas y en la tierra.....................
con la memoria y el recuerdo me traslado a mi niñez a re - descubrir y a asombrarme de cada detalle por minimo que este sea
Un abrazo!
Daniela

Lety dijo...

Bienvenida Daniela, antes de contestarte, ya fui a mirar tu perfil, que hermoso el nombre de tu blog. Bienvenida para siempre. Ahora dime, la mirada de mi niña hacia el piso, te hizo pensar en los bichitos? o te traicionó el conocimiento de que en Oaxaca comemos chapulines? No podrás creerlo pero son muy sabrosos y quien viene a esta hermosa ciudad y los come, tiene garantizado que volverá. Al menos eso les decimos para convencerlos. Ojalá que tu también vuelvas por esta casa de todos. Por lo pronto yo me voy a leerte con muchísimo gusto, pero antes te dejo un abrazo cordial.

Bernar dijo...

Muy bonita tu inspiracion,
con musica o sin ella, es una canción
me agrada, me encanta, me inspira
a seguir escribiendo, mi propia inmaginacion.

visita mi Blog que aqui de dejo, con amor y pasion:

http://internovato.blogspot.com/

Bernar: