lunes, abril 10, 2006

Me faltan lágrimas

Les larmes me manquent

Comment affronter son regard ;
Voir sa vie en déclin ?

Il a souffert ma vocation
inexperte de mère.

Donne-moi plus de larmes
pour mesurer la dimension de sa
douleur.

Mets-le entre tes bras amoureux
… Dieu !

***

MI MANCANO LACRIME

Come affrontare il guardarlo;
vedere la sua vita in discesa?

Lui ha sofferto la mia inesperta
vocazione di madre.

Dammi più lacrime
per misurare
la dimensione del suo dolore.

Tienilo tra le tue braccia amorose,
... Dio!

***

Me faltan lágrimas
¿ Cómo afrontar mirarlo;
ver su vida en descenso?

El sufrió mi inexperta
vocación de madre.

Dame más lágrimas
para medir la dimensión de su dolor.

Ponlo en tus brazos amorosos...

¡Dios!

17 comentarios:

antoñita la fantástica dijo...

pasé de casualidad...o quizás no tanta casualidad...
me gustó...lo que escribes y lo que sale de lo que escribes.

un primer abrazo

Pancha dijo...

Intentamos hacer lo mejor para y por nuestros hijos pero, invariablemente, nos equivocamos y a veces lo pagamos también... un abrazo Lety

el blog de pepi dijo...

A través de esos versos se puede sentir la angustia.
Qué bueno sería poder llevar uno mismo la carga agobiante de aquellos que amamos con tal de librarlos de todo mal.
En esta visita te dejo mi abrazo y mi cariño.

Sovka dijo...

Es bellísimo!!!
Abrazo.

fgiucich dijo...

El llanto de la madre que esparce unos versos tan hermosos, como terribles. Abrazos.

Misionero dijo...

Querida lety uuff, que profundo me llegas con este poema, Dios, me siento tan cerca tuyo mi querida amiga, que puedo darte algunas de las lágrimas que del manantial de sensibilidad que has activado me llegan inexorables.

Que Dios te bendiga lety por hacerme sentir más humano.

Misionero

Farra dijo...

a mi me gustarìa poder absorber toda la pena que esa señora que creò al ser que tanto amè y amo no sintiera tanta pena y dolor de ver como sus dos angeles se caen en ese precipicio, y solo puedo verla desde mi lugar con la cara ya desfigurada y junto al hombre de su vida al cuàl se le rompiò ya tres veces el corazòn de saberse impotentes ante las deciciones o el karma de sus hijos amados, estè post me pudo arrancar una lagrima, la cuàl te ofrezco para juntar todas esas que te hacen falta. saludos.

Eduardo dijo...

todavía no soy padre... me cuesta entender estos sentimientos tan profundos y arraigados... te dejo mi consuelo para tus lágrimas lety y mis abrazos también.

Perdona pero volví a rendirme en esto de los blogs, pero seguiré visitandote.

Un beso.

Dilaca dijo...

Nos queda reparar los desaciertos cuando llegan los nietos.
También, comenzar a decir cuánto nos duele ser madres desafinando en el concierto con el hijo, y ponernos a trabajar encima de lo hecho.

Bohemia dijo...

Hoy tus palabras duelen, transmiten una angustia importante al lector. Creo que la angustia que toda madre puede sentir en algún momento por diferentes circunstancias. Querida Lety, tus palabras siempre me llegan al alma...
Un beso tesoro!

Penélope dijo...

Un poema con mucho sentimiento..así como se aprende a ser madre tambien se aprende a ser hijo (a) ambas cosas son dificiles.. saludos lety

Laura dijo...

Hola Lety:
volvi a tu casa, releí tu poema y me alegraste el día.

Abrazos

PD: Recién la semana entrante te hare el envio. Se atrasaron con la entrega y estos dias son feriados.

Besos nuevamente y feliz pascua

El Navegante dijo...

Qué excelente reflejo del corazón de una madre, que habla elevando su voz hasta el infinito, para que no sòlo su hijo la oiga y la comprenda.
F E L I C E S
P A S C U A S
de todo corazón

Teculio dijo...

Querida Lety: Hermosos y profundos sentimeintos trasluce tu poema, fácilmente comprensible tu dolor. Gracias por mostrarnos esa fibra delicada en el corazón de la madre sufriente.

Saludos, deseándote que pases un feliz fin de semana pascual

Indio jiñocuago

Olie dijo...

Me dejas absorta. Muy lindo. Muy sincero. Muy puro. Eran tus miedos de madre. Ahora son recuerdos.

Abrazos:

Olie
17 abril/06

loi loi dijo...

Recuerdo que cuando mi hermana más chica nació, yo tenía unos 6 años. Y recuerdo muy bien que nunca me gustó verla llorar, me desesperaba porque no sabía lo que sentía...

abrazos!!

Loida!

Anónimo dijo...

Ojala y el mundo sea mas compasivo ojala y las palabras fueran mas que aliento
Nadie sabe lo que una sufre por ser madre y solo nosotras sabemos que dariamos todo por verlos felices sin una lagrima en sus ojos mas que de alegria. Porque la fe es la que mueve montañas y la esperanza es la última que muere y la primera en resucitar se que tu fe te dara esperanzas y la alegria de poder ver felicidad en el rostro de tus niños porque eso son para nosotros hoy y siempre.... nuestros niños
Que Dios te bendiga....

Edith