viernes, diciembre 02, 2005

Desesperada

Quise borbotones.

Olvidé mi derecho:

La gota diaria.

*

¿Por qué diseccionar?

Deja solo fluir...

***

Ay Dios, que afortunadas son mis palabras agua, ahora el señor Gainza, Rodolfo, me regala este bello poema:

Como salida de un cuadro,
película antigua,
vas y vienes,lejana, ligera,
a mis sueños oscuros

Extranjera tu voz,

y tu silencio
de sílabas calladas y apretadas
entre el amor y la tristeza

Pasajera,
en el tiempo sin tiempo
de mis laberintos insondables

***

23 comentarios:

Denise dijo...

Me gustó muchísimo el segundo, en verdad. Sobre todo porque decís tanto con tan pocas palabras.
Muchas gracias por pasarte :)

Lety dijo...

Gracias Denise, pues esta también es tu casa y me hace feliz que mis palabras te digan algo.
Recibe mi abrazo cordial y por allá vuelvo.

Catalina Zentner dijo...

Lety, esas gotas llegan hasta mi orilla y humedecen la sequedad de las ausencias.
Gracias por tus visitas a mi blog, estoy conociéndote y admirándote.
Abrazos,
Catalina

Lety dijo...

Ay Señora Catalina, que generosa es usted conmigo. ¿Me permite quitarle el señora que mi corazón le adjudica, sólo para sentirla más cerca?
La abrazo con respeto.

David Saä Viccenzo dijo...

Suena fuerte, no sé que sucede, pero la oralidad deja su contexto cada vez que me adentra a ti...

Lety dijo...

Ay Dios no acabo de quedar contenta con mi respuesta Saä Viccenzo:
¿Por qué no decir simplemente gracias?
Porque tus palabras me parecen enormes y mis palabras son agua.
Pero como siempre lo hago, te entrego este poema:
Los granates sangre,
los pensamientos gotas,
mi vida agua,
la vierto entre tus manos.

Gracias y bienvenido.

fgiucich dijo...

En el fluir de ese amor a borbotones, Ud. nos regala esa gota diaria que hace más fácil el caminar. Abrazos.

Lety dijo...

Don Fernando, querido amigo:
¿Que haría yo sin sus palabras?
La gota diaria, esa es la que recibo, y la que puedo compartir diariamente.
Tanta es la sed pero esa es la que me toca.
Lo abrazo con respeto y afecto

Laura dijo...

Cada gota tuya baña mi existir como el rocío. No dejes de prodigármelas.

Abrazos

Bohemia dijo...

Un pensamiento líquido, humedo pero sin provocar reuma, gotita a gotita leí tu sentir...Bello, para no variar...

Lety dijo...

Laura querida, si supieras cuánto he tenido que vencerme, para aceptar la gota diaria. El caudal es enorme, el hambre es mucha, pero mi vaso pequeño, seguiremos compartiéndolo. Gracias por ser como eres.

-------------

Querida Bohemia:
Con el correr de los días nuestra amistad crece y también nos conocemos y adivinamos mejor a través de nuestros textos. Gracias por gustar de mí, y por supuesto que eres correspondida. Te dejo un abrazo enorme

Perplejo dijo...

Entre la disección y el fluir también he optado por el método descriptivo. Por eso no paro de hablar de todo y de nada. Casi como tú.

Daniela dijo...

hola LETY!!!!!!!!!!!!!! como estas? mil gracias por siempre visitarme, mil gracias!!!!!!
Con lo que has escrito me has echo pensar muchooooooooooo, es que por alli con tanta emocion junta me siento medio desesperada y ansiosa..........
pero hoy amaneci medio desesperada y tu lectura me ha echo pensar!
un abrazo,
Daniela

Lety dijo...

Hola Perplejo:
En primer lugar, bienvenido, después te pido perdón porque en verdad no te entiendo, me has dejado perpleja. no paro de hablar de todo y de nada. Casi como tú ¿es un reproche? la verdad me parece que no te ha gustado lo que escribí.

Lety dijo...

Querida Daniela:
Me alegro por los cambios que nos participas y sigo de lejos en tu caminar. Bienvenida tu alegría por este lugar que también es tuyo. Te dejo mi abrazo cordial

RODOLFO GAINZA dijo...

Hermosos poemas, si son regalo, doblemente hermosos.
Un regalo:

Como salida de un cuadro,
película antigua,
vas y vienes,
lejana, ligera,
a mis sueños oscuros

Extranjera tu voz,

y tu silencio
de sílabas calladas y apretadas
entre el amor y la tristeza

Pasajera,
en el tiempo sin tiempo
de mis laberintos insondables

Lety dijo...

Mil gracias señor Gainza:
Un regalo debe ser celebrado y compartido, sobre todo cuando es un poema. El de usted, ya está acompañando los de este texto.
He dejado de preguntarme como se cruzan los caminos.
Ahora simplemente celebro cada nuevo amigo. Bienvenido también aquí como en su otra casa.
Bendiciones para usted y sus cuatro hijos.

el blog de pepi dijo...

Que lindo Lety :), es la primera vez que veo este link en tu otro Blog, aún no leo los post anteriores...me voy a ir aplicando de a poco, lo prometo :)
Un beso.

Lety dijo...

Ay Pepi, que gusto me da que andes por aquí, a veces me da pena estarles diciendo del otro lugar, pero creo que el link está tan arriba que se esconde.
Lo mismo, pocas veces entran a la casa cid de leon que es su casa, así se apellida mi esposo.
Son cortitos, gotas de agua, así que podrás leerlos en breve.
Besísimos para tí.

Misionero dijo...

Querida Lety hermosas iluminaciones. En eso radica la sabiduría, en buscar la mejor opción. Aquí miro dos posiciones lo intenso y breve (¡qué a menudo implica matar la gallina de los huevos de oro!) y lo dosificado pero constante que sustenta. El maná nos llega así como una gota de luz, de agua viva, y una gota basta para lograr la mágica regeneración, una gota de ambrosía diluyéndose en nuevas sensaciones. Dichosa usted que sabe apreciar ese diminuto pero precioso manjar de todos los días y gracias por compartir esa bendición con sus amigos lectores. Un abrazo iluminado desde mi tierra.

Lety dijo...

Ay Misionero, pero no se nace sabiendo, cuesta entenderlo, cuesta, pero nadie dijo que sería fácil.
Y si esa es la intención, compartir, hay por ahí un poema (perdón por citarme) que dice:

No puedo conformarme
en el silencio,
quiero llenar mi copa.

Extraer
hasta la última gota
del zumo
que recién presiento.

Compartirlo:

Al beberlo
comulgaremos vida.

Y que conste que esto, plenamente conciente del pequeño tamaño de mi copa.
Mi abrazo fraterno para usted desde Oaxaca.

indianguman dijo...

Hay es que rodolfo también es un carinio!

Lety dijo...

Es maravilloso ver como los caminos se cruzan, discurren paralelos por un tiempo, y vuelven a perderse, dejando aromas de dulzura. Tienes razón el señor Gainza es un tesoro.